La Atlántida

La Atlántida, el continente perdido

La leyenda de la Atlántida tiene origen en los escritos de Platón, de “Timeo y el Critias”, donde narra una historia sobre un continente perdido, que afirma es real. Muchos historiadores antiguos creyeron estos relatos, no obstante, jamás haber encontrado pruebas de su existencia.

La Atlántida es el nombre de una legendaria isla, que supuestamente habría desaparecido en el mar, y que fue mencionada por primera vez en los escritos de “Timeo y el Critias”, del filósofo griego Platón. La credibilidad de esta afirmación radica en la fiabilidad del filósofo y en su insistencia en el carácter de verídica, que le dio a esta historia.

La ciencia actual ha demostrado que este continente perdido nunca existió, al menos como lo describe Platón. Pero no se descarta que la leyenda estuviera inspirada en un hecho real, en la erupción del volcán de la isla de Santorini en el Mar Egeo, que ocurrió en el siglo XVIIaC.

La leyenda de la Atlántida en la historia:

La leyenda era conocida durante la Edad Media, pero no tuvo atracción. Recién en el Renacimiento es recuperada por los humanistas, los que la aceptan. El escritor mexicano Alfonso Reyes, sostiene que esta resurrección del mito, ayudó al descubrimiento de América. En la “Historia general de las Indias” (1552), Francisco López de Gómara sostiene que Colón pudo estar bajo la influencia de la leyenda. Encuentra en la voz del náhuatl, la terminación “atl” como un indicio de la existencia de un vínculo entre aztecas y atlantes.

En los siglos XVI y XVII, varias islas figuraron como restos del continente perdido (Azores, Canarias, Antillas). En 1626, Francis Bacon, filósofo inglés, publica “La Nueva Atlántida”, una utopía delirante sobre un mundo basado en la razón y el progreso científico y tecnológico.

La Atlántida, el continente perdido
La Atlántida, el continente perdido

El cronista José Pellicer de Ossau, en 1673, en España, identifica a la Atlántida con la Península Ibérica, asociando a los atlantes con los “tartessios”.

En 1869, Julio Verne escribe “Veinte mil leguas de viaje submarino”, donde describe un encuentro con los restos de una ciudad sumergida en el capítulo IX.

En 1883, Ignatius Donelly, congresista norteamericano, publica “Atlántida: El mundo antediluviano”, donde Donnelly especula sobre las semejanzas entre las culturas egipcia y mesoamericana, y manipula las observaciones para concluir que debió existir una zona desaparecida, que habría dado origen a toda la civilización humana, y que sería la Atlántida. Este libro tuvo gran suceso en el siglo XX, cuando ciertos avances tecnológicos daban un aspecto verosímil a las teorías. Tanta fue la credulidad, que el gobierno británico organizó una expedición a las islas Azores, al sitio donde Donnelly localizaba a la Atlántida. Otros historiadores y arqueólogos investigarán las pistas del continente perdido, siempre sin encontrar pruebas.

Calificación:
reservar hoteles
Recomendamos Leer

La mitología griega habla de la creación del hombre y de sus dones. Cuenta...

0 Comentarios
  • No hay comentarios hasta el momento. Se el primero en comentar!

Dejar comentario
Suscribirse